Cuantos zapatos puedes meter en tu armario?

Imprescindibles para el día a día y, asimismo, elementos de moda con la capacidad de realzar el look, todos necesitamos del calzado y más aún, de no seguir acumulando los pares debajo de la cama o en el fondo del armario sin ningún tipo de orden de por medio, pero entonces ¿dónde almacenarlos? Es aquí donde aparecen los organizadores de armario para zapatos, como soluciones efectivas para ubicar y acceder fácilmente a esas preciadas adquisiciones.

La buena noticia es que el mercado actual tiene a disposición de todos los interesados, alternativas prácticas y funcionales para almacenar zapatos y de paso protegerlos, por lo cual, el inconveniente pasa a ser, el poder elegir la opción más adecuada entre miles de formatos, materiales y propuestas en general.

Entre estantes modulares, cajas organizadoras con tapa o quizás zapateros colgantes, te contamos cuáles son sus características para que resulte más sencillo tomar una decisión pertinente al momento de comprar.

Que organizador de armarios para zapatos comprar?

Encontrar el perfecto organizador de armario para zapatos

Si recién empiezas a indagar sobre este tema, lo más factible es que sientas que es demasiada información y te frustres un poco, pero nada de eso, solamente será cuestión de verificar muy bien el espacio que tienes disponible para tu organizador, la cantidad de pares que vas a ubicar y contra cuáles agentes externos dañinos buscas blindarlos.

Una vez puedas dar respuesta a lo anterior, será muy simple seleccionar un modelo o formato de organizador para zapatos, el cual, al cumplir con todos estos aspectos, pasará a convertirse en el guarda zapatos perfecto para ti.

Tipos de organizadores de armario para zapatos

Las particularidades de los modelos que se describen a continuación, podrán servirte de guía para saber qué es exactamente lo que estás buscando:

  • Zapateros colgantes para puerta: con una base de tela generalmente transpirable y bolsillos que pueden ser en malla o plásticos, estos organizadores disponen de ganchos móviles para poder colgar y fijar a la puerta. Lo más usual es que tengan capacidad para almacenar 12 pares de zapatos, pero también se pueden encontrar en versiones más pequeñas o grandes.
  • Colgantes y compactos: si la idea es ocupar la menor cantidad de espacio posible, estas estanterías compactas para zapatos son una excelente sugerencia, pues son flexibles y no requieren de una instalación como tal. Busca que los compartimientos tengan refuerzos interiores para más estabilidad.
  • Soporte de calzado: si no quieres colgar nada y tu armario te permite disponer en forma horizontal y uno a uno cada par de zapatos, puedes compactarlos para quepan más y se descubra un sistema muy ordenado. Cuentan con doble ranura y ajuste de altura, son perfectos para almacenar tacones.
  • Cajas con tapa apilables: estas cajas son especialmente diseñadas y por lo mismo, son impermeables e incorporan agujeros para que los zapatos puedan respirar. Son transparentes para poder observar el contenido y se acompañan de pestañas para apilarlas de manera segura y estable.
  • Perchas para zapatos: son juegos de organizadores que se pueden colgar al interior del armario, alineadas o enganchadas una sobre otra para economizar espacio. Al ser una armazón metálica, confiere más estabilidad para guardar zapatillas, mocasines, sandalias y todo lo que se te ocurra.
  • Zapatero por niveles: simple, compacto y con la ventilación requerida, es sinónimo de estabilidad y a causa de su tipo de estructura, se puede instalar sin inconvenientes en el interior del armario. Lo importante en este caso, es informarse bien sobre la cantidad de peso que puede soportar.

Criterios para comprar un organizador de zapatos

  • Materiales: más que una apariencia atractiva, trata de darle prioridad a esos materiales que te dan garantía de un largo periodo de vida útil, igualmente, prefiere aquellos que facilitan que puedas ver el contenido sin dificultad y aquellos que se pueden limpiar sin inconveniente. En este orden de ideas, el plástico en sus diferentes versiones es uno de los mejor opcionados.
  • Dimensiones: de nada sirve que tu organizador te permita poner una gran cantidad de zapatos si no tienes donde ubicarlo en tu cuarto. Es por eso, que se insiste tanto en que el primer paso, siempre sea, constatar cuánto mide ese punto donde tienes pensado instalarlo, no pierdas de vista la profundidad.
  • Versatilidad: las características y especificaciones de ese organizador de zapatos que tienes en la mira, deben ser lo suficientemente claras para despejar tus dudas frente a este importante aspecto. Aquí también cabe aquello de que esta herramienta sea multifuncional, pues así el límite lo pones tú, no el objeto.
  • Capacidad: informarte sobre la cantidad de pares de zapatos que puedes guardar y también, sobre el peso que puede aguantar. A partir de ello, podrás empezar a indagar si el material con el que se encuentra fabricado realmente puede soportar el peso del calzado que acostumbras a usar.
  • Armado: si bien la mayoría de estos elementos son de colgar, algunos van a implicar algún tipo de instalación y, por consiguiente, tiempo. Cabe anotar que por más simple que parezca, nunca está de sobra tomar unos minutos para leer las instrucciones.

La importancia de almacenar bien los zapatos

Puesto que todos deseamos mantener los zapatos como nuevos, es fundamental prestar mayor atención al sistema que se ha elegido para guardarlos, pues este tiene la capacidad de afectar o beneficiar la calidad y conservación del calzado.

Una vez te los quites, límpialos y guárdalos de manera individual, sírvete de trucos para evitar que pierdan la forma, especialmente si estamos hablando de botas. El organizador de zapatos que escojas, debe poder mantenerlos secos y ser muy compacto para que no se empiecen a formar pliegues.

Las cajas para guardar zapatos resultan ser las alternativas que garantizan mejores resultados, pues aunque se trata de un método más tradicional, se mantienen como la solución que cuenta con las condiciones idóneas para impedir el deterioro del calzado, aunque es de señalar que más que el formato del organizador, aquello que tiene más peso está justamente en las precauciones que toma el usuario para respetar el material y la horma, de ahí lo positivo de poner orden, clasificar y estar siempre al pendiente.

Deja un comentario